Los transmisores de presión de Trafag se usan para medir y evaluar electrónicamente la presión. Durante décadas, se han probado en multitud de aplicaciones exigentes en entornos duros. Están disponibles en muchos diseños diferentes para adaptarse a las conexiones eléctricas y de presión, a los procedimientos de medición, las señales de salida eléctrica y las certificaciones (CE, EX, ferrocarril y naval). La tecnología superior y la fabricación precisas aseguran que los transmisores funcionen a la perfección, sobre todo en zonas donde hay requisitos elevados en cuanto a la estabilidad a largo plazo, la resistencia a vibraciones, la compatibilidad electromagnética, la resistencia a choques o la insensibilidad a la temperatura.