Los presostatos electrónicos de Trafag se basan en la tecnología del sensor-transmisor de desarrollo propio y probado millones de veces. La exquisita técnica y fabricación precisa garantizan un buen funcionamiento también allí donde la resistencia a vibraciones, la compatibilidad electromagnética, la resistencia a choques o la insensibilidad a la temperatura son una condición indispensable. Los presostatos robustos de Trafag supervisan el comportamiento de impresión de medios líquidos y gaseosos, p.e. en la construcción de plantas y máquinas, en sistemas hidráulicos en la tecnología de procesos, para vehículos ferroviarios, en la construcción naval o en el tratamiento de agua. En comparación con los presostatos mecánicos, los presostatos electrónicos se utilizan allí donde una fuente de tensión está disponible y de este modo se aprovechan las ventajas de los presostatos electrónicos. Gracias a la ausencia de desgaste, la precisión del punto de conmutación se mantiene constante y precisa durante toda su vida útil, con unas cifras elevadas de ciclos de conmutación. Gracias a las diversas funciones, como el rango de ajuste-histéresis (diferencial de conmutación), el tiempo de retardo seleccionado y otras opciones como por ejemplo la función ventana, el campo de utilización es muy variado. A causa de sus características adicionales, por ejemplo el indicador de presión y el ajuste manual de los parámetros, los presostatos electrónicos son altamente flexibles.